¡¡¡Guinness Conseguido!!!

Nueve conciertos en nueve provincias en menos de 24 horas es el récord Guinness que este martes por la tarde ha conseguido batir el grupo de Miranda de Ebro ‘La Regadera’, que deberá ahora enviar toda la documentación que acredita el hito para que figure en el célebre libro.

La frenética gira condensada en 24 horas ha permitido a esta banda de ska-fusión cumplir con el título de su último disco, «Dormir es de cobardes», y correr de una sala de conciertos a otra por las nueve provincias de Castilla y León el día en el que se conmemora la festividad de esta Comunidad Autónoma.

Con el cronómetro y la señal de prohibición que hace alusión a su último trabajo discográfico presente en las nueve actuaciones, unos segundos antes de las 17.30 horas de este martes, tras 24 horas de actuaciones, se daba por concluido el último de los conciertos en la sala La Cueva del Jazz en Vivo de Zamora.

A esa última actuación el grupo llegó algo apurado, con seis minutos de retraso y alguna voz más ronca de lo deseable tras la maratoniana jornada, pero eso no impidió que la banda se explayara con cuatro canciones en 24 minutos de concierto con los que terminaron de escribir su propia página en el Guinness.

Un día antes arrancó en León la primera de las nueve actuaciones, todas ellas retransmitidas en directo a través de la red social Facebook.

El grupo mirandés presentará las grabaciones de esos conciertos ofrecidos por sus ocho integrantes y los enlaces a las redes sociales que certifican la hora de comienzo de cada actuación para que con esas credenciales los responsables del Guinness den por bueno el logro nunca antes realizado.

«Lo del Guinness está muy bien que lo reconozcan, pero lo importante es el reto que nos marcamos nosotros mismos como grupo», ha asegurado a Efe tras concluir el último de los conciertos el cantante de la banda, Gonzalo Madrid.

La frenética programación les ha obligado a disponer apenas de veinte minutos antes de cada concierto para montar y probar el sonido, emplear un tiempo similar en la actuación y veinte minutos más para recoger y subirse a la furgoneta en busca del siguiente destino musical.

Por el camino, en los mil kilómetros recorridos para desplazarse a los nueve conciertos, no han faltado anécdotas como aprovechar el viaje para echar una cabezada al haber dormido sólo dos horas, dejarse algún instrumental técnico en alguna de las salas o quedarse atascados con la furgoneta en las calles del barrio zamorano de La Horta.

El reto lo plantearon en una reunión del grupo en el que se preguntaron qué podían hacer acorde con el nombre del grupo, que denotara que están como una regadera y que a la vez respondiera a su último disco «Dormir es de cobardes».

La fecha de la actuación les ha permitido además celebrar musicalmente el Día de Castilla y León y, como guiño a esa celebración, la actuación en la fiesta de la Comunidad en Villalar de los Comuneros (Valladolid) se desarrolló el doble del tiempo asignado al resto de los conciertos.

La acogida del público en las nueve salas en las que han tocado en las últimas 24 horas ha sido «en cada cual mejor», ha manifestado Gonzalo Madrid, quien ha recordado que en León, Ayllón (Segovia) y Arévalo (Ávila) era la primera vez que actuaban.